(+34) 956 922 396
info@larutamilenariadelatun.com

Birdwatching

Geográficamente, la Costa de Trafalgar tiene una particular posición estratégica al actuar de puente en los movimientos de las aves entre dos continentes, el europeo y el africano, y entre dos mares, el
Mediterráneo y el océano Atlántico.

Esto hace que en sus costas encontremos un elevado flujo de especies migratorias, entre la que destacan, por la mayor espectacularidad de su paso, la cigüeña blanca, el milano negro, el abejero europeo o la culebrera europea.

De las 524 especies que describe la publicación Birds in Europe (BirdLife, 2004), aproximadamente el 43%, unas 226 aves, se observan de una manera más o menos regular en la Costa de Trafalgar, a las que hay que añadir otras especies que son esporádicas, raras o muy raras. En Andalucía se pueden observar normalmente unas 400 especies de las cuales, un 57%, se pueden ver en esta comarca (excluyéndose las ocasionales, raras, etc.). De estas 226 aves, el 23% son sedentarias, el 14% nidificantes estivales, el 21% en paso o divagantes y el 24% invernantes. El resto (un 18% aproximadamente) son especies nidificantes estivales que también se ven durante las migraciones o especies sedentarias que aumentan sus poblaciones durante el invierno. Por otro lado, se tiene constancia de la presencia de más de 127 especies amenazadas de las cuales 111 lo están a nivel europeo y/o mundial (el 49% de las especies están presentes en el territorio). Este alto porcentaje de especies de interés convierte a esta zona en un área de importante atractivo para el turismo ornitológico. Aquí se pueden observar aves tan emblemáticas como la gaviota de Audouin, el cernícalo primilla o el sisón común.

Toda esta riqueza ornitológica se potencia gracias a la elevada diversidad de paisajes y ecosistemas representados en el territorio, que posibilitan la presencia de grupos de aves muy diversos asociados a ellos. Además, el estado de conservación que presentan varios de estos enclaves permite la existencia de aves de alto valor ornitológico, como es el caso de las aves acuáticas en la marisma del Barbate.

La conservación de estos ecosistemas está garantizada por la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía que hay en la zona. En concreto, el Parque Natural de la Breña y Marismas del Barbate ha sido declarado a su vez Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), por su especial relevancia para la avifauna, al ser paso obligado en las rutas de las aves migratorias, tanto terrestres como marinas.

El Parque Natural del Estrecho y el Paraje Natural de la Playa de los Lances son lugares de gran interés para la avifauna acuática y marina, además de para algunas rapaces invernantes como el águila pescadora, mientras que el Parque Natural de los Alcornocales es muy importante para la avifauna forestal y rupícola. Todos estos espacios naturales son lugares muy apropiados para observar el paso migratorio de las aves. Igualmente, los límites del municipio de Tarifa quedan parcialmente incluidos en las ZEPAs de Los Alcornocales y del Estrecho y es, por tanto, un área de extraordinaria importancia para la migración de las poblaciones de aves de Europa Occidental. También la Sierra de la Plata coincide casi íntegramente con la ZEPA del Estrecho y es especialmente importante para las migraciones cuando sopla el viento de levante y como zona de cría de buitres leonados, alimoches comunes y vencejos cafres. Por último, el Monumento Natural Tómbolo de Trafalgar se localiza en un lugar privilegiado para el seguimiento de la migración de especies de aves pelágicas.

Todas estas particularidades, en definitiva, hacen que la Costa de Trafalgar sea un espacio para el disfrute con la observación de aves y también de sus paisajes y su cultura.

Imagen cedida por Fernando Gómez Tineo- Asociación Ecoágora

Leave A Comment